Cristales perfectos

Como profesionales de limpieza de casas en Alicante sabemos que las casas acristaladas o que cuentan con grandes ventanales, a pesar de dar una luminosidad increíble a cualquier vivienda, supone un importante inconveniente a la hora de limpiar los cristales, especialmente si el objetivo es dejarlos totalmente transparentes.

Recomendaciones a la hora de limpiar ventanas y cristales

Lo primero de lo que hay que concienciarse es que hay que llevar a cabo la limpieza de los cristales de una casa de manera frecuente. De esta forma se evita una acumulación de suciedad excesiva que lo única que consigue es que su limpieza sea más laboriosa. Además, hay que tener presente que la limpieza de estos implica también limpiar sus soportes y marcos en los que se sujetan. No en vano, es inevitable que los productos que se usen se resbalen por los bajos y laterales, por lo que no está de más aprovechar para limpiar todo.

Una cosa fundamental a tener en cuenta a la hora de limpiar los cristales es no hacerlo mientras les está dando el sol. El motivo es que el calor va a hacer que se sequen muy rápido y haya que repasar el trabajo varias veces para conseguir el resultado deseado. También hay que considerar el tamaño de la superficie que se va a limpiar. De hecho, no es lo mismo una limpieza de ventanas que tienen un tamaño pequeño o mediano, a limpiar los cristales de unas ventanas grandes. El procedimiento y los materiales que se deben usar son distintos. Por ejemplo, para una cristalera de gran tamaño va a ser necesario utilizar utensilios especiales para ello, algo que no será necesario cuando los cristales son de menor tamaño.